EN BUSCA DE LO QUE NOS UNE Y NOS HACE HERMANOS: CRISTO

EN BUSCA DE LO QUE NOS UNE Y NOS HACE HERMANOS: CRISTO
¡Me gustaría amar como Él me ama!

domingo, 24 de marzo de 2013

SEMANA SANTA

Comenzamos estos ocho días santos para seguir contemplando a Cristo reinando en este año 2013...y no olvidemos que en nuestro mundo reina crucificado...así que vayamos a su encuentro para apagar su sed, su dolor, su hambre, su pobreza, en los hermanos que ahora  viven su Pasión...
RECORDEMOS ESAS PALABRAS:  "a Mí me lo hicisteis"

"Jesús se convierte en el hambriento, el desnudo, el sin hogar, el enfermo, el prisionero, el solitario, el despreciado, y dice: "a Mí me lo hicisteis". Está hambriento de nuestro amor, y ésta es el hambre de nuestros pobres. Ésta es el hambre que ustedes y yo debemos encontrar, quizá en nuestro propio hogar [...]"
M. Teresa
 
No olvidemos dónde habita nuestro Rey, al que hemos aclamado alegres en este Domingo, y vayamos a su encuentro...a lo mejor Él viene antes de lo que esperamos, en nuestra propia familia, nuestros hermanos más próximos que sufren, nuestros enfermos, etc...Abramos bien los ojos y el corazón para no perder de vista a Cristo que va a padecer, morir y resucitar por nosotros en este bendito año 2013, y seamos cireneos santos para los hermanos que nos regale El Señor.

LA ORACION DE LOS CINCO DEDOS (del Papa Francisco)

En este Domingo de Ramos en el que recordamos la alegría de ser cristianos seguidores y portadores de la Cruz de Cristo y jóvenes y pobres en el espíritu necesito compartir la necesaria ORACION DE LOS CINCO DEDOS de nuestro hermano, el Papa Francisco, cuando era obispo de Argentina...
Qué necesario es rezar en este orden, hermanos!!!



Unidos en oración y en comunión quedamos para caminar y contemplar a Jesús en estos ocho días santos
hasta su Resurrección:

1. El dedo pulgar es el que está más cerca de ti. Así que comienza orando por aquéllos que están más unidos a ti. Son los más fáciles de recordar. Orar por los que amamos es "una dulce tarea."

2. El próximo dedo es el índice: Ora por los que enseñan, instruyen y curan. Ellos necesitan apoyo y sabiduría al conducir a otros por la dirección correcta. Mantenlos en tus oraciones.

3. El siguiente dedo es el más alto. Nos recuerda a nuestros líderes, a los gobernantes, a quienes tienen autoridad. Ellos necesitan la dirección divina.

4. El próximo dedo es el del anillo. Sorprendentemente, éste es nuestro dedo más débil. Él nos recuerda orar por los débiles, enfermos o atormentados por problemas. Ellos necesitan tus oraciones.

5. Y finalmente tenemos nuestro dedo pequeño, el más pequeño de todos. El meñique debería recordarte orar por ti mismo. Cuando hayas terminado de orar por los primeros cuatro grupos, tus propias necesidades aparecerán en una perspectiva correcta y estarás preparado para orar por ti mismo de una manera más efectiva.Ver más

BIENAVENTURANZAS


HOSANNA A TI, VENCEDOR DE LA MUERTE Y DEL MAL!
SALGAMOS A TU ENCUENTRO CON HIMNOS Y CANTOS