EN BUSCA DE LO QUE NOS UNE Y NOS HACE HERMANOS: CRISTO

EN BUSCA DE LO QUE NOS UNE Y NOS HACE HERMANOS: CRISTO
¡Me gustaría amar como Él me ama!

sábado, 15 de mayo de 2010

¡¡¡JESÚS CONFÍA EN NOSOTROS Y NOS BENDICE DESDE EL CIELO!!!



¿SE PUEDE AMAR PLENAMENTE SIN DISTANCIA, SIN PERSPECTIVA DE CAMINO, SIN SACRIFICIO, SIN ENTREGA INCONDICIONAL?

Mi experiencia, hasta ahora, me ha dicho que no...y también me lo dice hoy la Palabra de DIOS con la Ascensión de Nuestro Señor!!!

...Hoy más que nunca me alegro de que Jesús vuelva al Cielo con su Padre, porque entiendo lo que significa: ¡¡¡que nos está preparando el sitio en su Reino (porque nos lo prometió) y, mientras, nos va a mandar a su Espíritu Santo para que la Iglesia exista!!!

Desde ahora, nuestro Maestro se comunicará con nosotros encarnado de otra manera: en Eucaristía, haciéndose alimento para nuestras almas, y en caridad fraterna mediante la Iglesia, en la que percibimos el ciento por uno de su AMOR, aquí en la Tierra!
Hoy, la Ascensión del Señor, me revela que, para amar verdaderamente hace falta una distancia, ya que lo inmediato encadena y hasta te puede ahogar...

No podríamos contemplar las estrellas si las tuviéramos pegadas a nuestros ojos...Pero Dios, desde el Cielo, nos regala poder contemplarle para amarle bien, mediante esta distancia que hay en la Tierra y esta luz suave adecuada a nuestra naturaleza mortal...ya que si le poseyéramos ahora mismo quedaríamos ciegos y nos desintegraríamos...no podría nuestro cuerpo mortal soportar tanto AMOR, pero nuestro cuerpo glorioso resucitado sí podrá durante toda la eternidad...

...Cuando reflexiono sobre este AMOR en la distancia, para que ascienda nuestro corazón al Cielo, pienso en mi querida María Magdalena, porque me enseñó cómo ama Cristo en la distancia...Cristo, mirándola un instante la poseyó y la hizo suya más que todos los hombres que la habían poseído mediante el cuerpo mortal...Porque Cristo la estaba amando desde su humana divinidad y en esa distancia que supone la virginidad...Y desde entonces, María Magdalena sintió que no podría amar a nadie si no era desde esta distancia y con el corazón que Cristo le había regalado sólo con mirarla!!!

Hoy, la Ascensión de Nuestro Glorioso Maestro me enseña que para conseguir mi destino y mi felicidad plena, tengo que sacrificar algo en mi vida: tal vez esa impresión inmediata que supone la felicidad mortal, pero que luego se deshace como el humo...

Es bueno que Cristo vaya al Padre, porque el regalo que nos promete es lo que necesitamos realmente para que todos nos convirtamos en ciudadanos del Cielo!!!

...El regalo que nos promete es el comienzo del tiempo de la Iglesia asistida por el Espíritu Santo hasta el fin de nuestros días...esa distancia necesaria para mirar al Cielo y comprenderlo...

¡¡¡CRISTO CONFÍA EN NOSOTROS Y NOS HA BENDECIDO SUBIENDO AL CIELO PARA QUE PERSEVEREMOS Y LE DEMOS A CONOCER HASTA LOS CONFINES DE LA TIERRA!!!

SIN ESTE AMOR EN LA DISTANCIA QUE SUPONE TENER AL HIJO DE DIOS NUEVAMENTE EN EL CIELO, NO PODRÍAMOS VER LOS FRUTOS DE SU REINO NI EL CIENTO POR UNO AQUÍ EN LA TIERRA, PORQUE NO PODRÍAMOS RECIBIR AL ESPÍRITU SANTO QUE ES EL QUE NOS TRANSFORMA EL CORAZÓN Y HACE QUE LE AMEMOS Y, ASÍ, AMEMOS A LOS DEMÁS!!!

¡BENDITA SEA LA ASCENSIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO QUE NOS DICE: "HASTA PRONTO, AMIGOS, OS ESTOY RESERVANDO UN GRAN SITIO EN EL BANQUETE ENTERNO DE MI REINO Y, MIENTRAS, OS VOY A REVESTIR DE LA FUERZA DE LO ALTO PARA QUE SEÁIS CRIATURAS NUEVAS POR MEDIO DE MI INTERCESIÓN EN LA SANTA IGLESIA, MORADA DEL ESPÍRITU SANTO ...

¡JESÚS CONFÍA EN NOSOTROS Y NOS BENDICE DESDE EL CIELO! ÁLELUYAAA!