EN BUSCA DE LO QUE NOS UNE Y NOS HACE HERMANOS: CRISTO

EN BUSCA DE LO QUE NOS UNE Y NOS HACE HERMANOS: CRISTO
¡Me gustaría amar como Él me ama!

lunes, 29 de marzo de 2010

DOMINGO DE RAMOS, NUESTRO SALVADOR ENTRA EN LA GRAN JERUSALÉN A BORRIQUILLO!!!










Qué lección de humildad nos da el Señor con su entrada pobre y a borriquillo en la gran ciudad de Jerusalén, donde los "ignorantes discípulos", seguidores de sus propios intereses y no de su Reino, le esperaban fervorosos y querían proclamarle Rey...pero no sabían que el reinado de Cristo tenía un camino muy diferente y debía pasar antes por la Cruz para restaurarlo todo de nuevo...

...Cuando las cosas se ponen difíciles y no tenemos la suficiente humildad de reconocer a nuestro Señor a borriquillo y entre los desamparados, cuando le vestimos con nuestros propios deseos para proclamarle Rey de nuestro propio interés; cuando el Evangelio nos hiere profundamente el corazón... es cuando estamos vislumbrando que la Voluntad de Dios es muy diferente a la nuestra...

Dios quiso hacerse hombre en la carne de un pobre desamparado, nacido en un pesebre y crucificado fuera de la ciudad de Jerusalén (ni para eso le consideraron digno), para enseñarnos a amar el Reino Bienaventurado de los Cielos, y salvarnos del inferno del mundo del poder, la injusticia, la hipocresía, etc., impuesto por el pecado original...

Y en esos momentos de frustración personal, cuando alguno de nuestros planes no ha salido como esperábamos, cuando nos hemos encontrado con la enfermedad, el sufrimiento,la pobreza, la muerte, etc...en esos momentos, es cuando tenemos que aclamar con toda nuestra Fe a nuestro Rey, Jesucristo Salvador, que no fue un masoca a quien le gustara sufrir, sino que quiso ser tan fiel a la Voluntad de su Padre del Cielo que si tuvo que nacer pobre y pasar por una muerte de sufrimiento en la cruz, lo aceptó porque se fiaba plenamente de los planes de su Padre Misericordioso...

Si pudiéramos vivir, como Jesús, fieles a la Voluntad de nuestro Padre, si pudiéramos hacerle Rey cada segundo de nuestras vidas, viviendo con Él sus bienaventuranzas...el Reino de Dios ya habría llegado!

Ójala cada día le pidamos al Señor que nos enseñe a amar como Él nos ama, para que, con su Gracia, nos acerquemos cada vez más a proclamarle Rey en nuestras vidas, y seamos fieles a su Voluntad, porque todo lo que nos manda nuestro Padre, lo manda para nuestro bien...(Aunque al principio no lo entendamos, tenemos que ser fieles y creer!!!)
¡Mirémonos en la Cruz de Jesús, quien todo lo padeció por nosotros... y resucitemos con Él a su nueva vida de AMOR!

¡¡¡BENDITO EL QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR, HOSSANA EN EL CIELO!!!

Violaine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada